lunes, 20 de octubre de 2008

!que viva San Lucas!

Hace más de una semana que no escribo. Pero tengo la mejor justificación para haberos abandonado. Durante 10 días ha tenido lugar, como todos los octubres de cada año, la feria de Jaén.

Quizá no sea tan famosa como la de Sevilla, puede que la de Córdoba tenga más solera, a lo mejor en Málaga concurre más gente.

No tenemos calle infierno, tampoco una calle con nombre de ginebra, ni nuestra portada es la más grande de Andalucía. Eso sí, tenemos un ferial con escaleras y siempre encharcada por la lluvia. !Pero qué rica es la feria de Jaén!

Me encanta mi feria, no puedo evitarlo. Me encanta volver a ver amigos que sólo me encuentro en estas fechas. Estamos más gordos, más calvos, más curtidos en batallas...sin embargo, es como si no pasase el tiempo. Nuestra copa en la mano, nuestra sonrisa y nuestro abrazo, y parece que seguimos igual que siempre. Es como si nada hubiese cambiado.

Es gratificante ver cómo pasan las ferias, pero allí, el tiempo se para (o eso creemos), y somos nosotros mismos, en un ambiente en el que todos valemos lo mismo, en el que todos aparcamos nuestros problemas del día a día, olvidamos nuestras peleas con la vida, y decidimos volver a jugar con ella. Es así, allí sólo dejamos sitio para la felicidad y la amistad. Nos reunimos los amigos de siempre y te reencuentras con los no tan amigos, pero a los que gusta ver, apetece hablar y agrada reir.

Allí nadie es abogado, policía o ingeniero, allí seguimos siendo los de siempre, Manolo, Sera o el primo Carazo. No tenemos coche, no tenemos piso en la playa, tenemos nuestra hermandad y una sonrisa dispuesta a dejarla rodar hasta que el cuerpo aguante.

Hoy, he vuelto a despertar, mi querida rutina me esperaba donde siempre, mi mesa de trabajo seguía como la dejé, y yo, vuelvo a meterme la camisa por dentro, y, aunque sospecho que el dolor de cabeza (bendita resaca) me acompañará unos días... me siento feliz de haber podido compartir un año más la mejor semana del año con todos mis amigos.

!Qué viva San Lucas!

3 comentarios:

jose dijo...

Pino,parafraseando al clásico,sólo se me ocurre decir eso de: ¡¡¡¡¡DIOS por qué bebemos!!!!!!

Suscribo todo lo que dices(sin que sirva de predente,je,je)

BORIS dijo...

Que Jose n.p.,que he sido yo...JO,JO,JO.
No entiendo lo que ha pasado.

BENNY dijo...

Sin duda la feria de Jaén es única. Allí conocí a mi mujer, y como yo, muchas otras parejas empezaron en esas fechas, por lo general, frías y lluviosas de octubre. El reencuentro anual con viejos amigos, compañeros de colegio,...es una cita a la que no se puede faltar. Los zapatos piden albero.