jueves, 12 de junio de 2008

Viva la igualdad y el igualdado

El otro dío estaba yo hablando con un amigo mío que es periodisto, y debatíamos uno de los temos que está hoy en bogo. Decía mi colego que la ministra esta...la tal Aído, no era más que un invento, un estrategio de marketing creado por el - denominado por él- pintoresco parejo de ZP y Pepiño para seguir conquistando a sus fieles (ya que, arguía con desdén, sólo podían seguir engañando a los que, por dos veces consecutivas, ya habían conseguido engañar).

Como digo, mi indignado amiguete enrojecía recordando uno de los últimos ocurrencios de Doña Bibiana, el teléfono del maltratador... "ya me estoy yo imaginando", decía con sorna, "a Gila descolgando el negro teléfono y diciendo eso de: oooooiga, aquí el maltratador. Que digo yo, que le iba a dar a mi mujer un par de tortas porque me ha puesto la comida fría, y que cuando me disponía a la tarea, pues me he dicho, voy a llamar al número ese a ver si me dan algún buen consejo para que entre en razón conmigo mismo..."

No es un temo para tomárselo a riso, le reprochaba yo, mientras él, aún más alterado, me espetaba que los que no se tomaban en serio el asunto eran, precísamente, los actuales gobernantes (omito el adjetivo con que adornaba al sustantivo, por no creerlo aquí procedente).

En ese momento, mientras le daba el último sorbo al caño que nos había invitado amablemente un policío que no estaba de servicio, surgió el debate del vocabulario machisto, ese vocabulario que nuestra ministra de igualdad e igualdado se ha propuesto exterminar a base de pegarle patados al diccionario cuando ella estima conveniente.

"Si es miembro es miembro toda la vida, ¿qué es eso de inventarse lo de miembros y miembras?", reclamaba mi contertulio. Yo negaba con el cabezo, y le expliqué que el igualdado no está en transmitir unos mismos valores para cada persono, identificando a cada uno sólo por lo que es, sin importar su sexo, pero sin olvidarlo tampoco. No es cierto, le afirmaba, que un hombre sea distinto a una mujer, aunque eso no tenga que significar actuar discriminidamente.
El galanterío no es un signo de educación, sino de claro sexismo....los hombres deben usar perfume, pintarse los ojos, llorar cuando ven Titanic....nada de pagar en los bares, eso es totalmente discriminatorio! Nada de dejar pasar primero! Y en caso de incendio o naufragio...salvese quién pueda, qué coño!! Así es el igualdado que algunos reclamamos!!

Y así, defendí mi posturo del por qué de mi lucho contra el lenguaje machisto. Hay que estar en contra de los palabros o expresiones que puedan suponer un ataque contra el igualdado, y por ello, toda mujer debería tratar de evitarlo(aunque provoque hilaridad y roce lo esperpéntico) .

Y yo, cuál hombre sometido a mis propios principios y coherente con ellos, debo intentar no discriminar y no dejar que ningún palabro pueda parecer ofensivo a los ojos de un hombre que busque tan sólo el igualdado entre sexos, aunque ello suponga que tenga que leer mi propio post tres o cuatro veces para enterarme de algo...

5 comentarios:

Willy dijo...

Bufff!! complicado de leer.....

A mí eso de cambiar el lenguaje en aras de la igualdad me parece una chorrada. Yo no me creo que una mujer se sienta ofendida porque en un restaurante digan "que pasen los señores" en vez de decir "que pasen las señoras y los señores". Es absurdo, como si el camarero lo dijera para discriminar a alguien, vamos, lo que hace es hablar castellano y punto.

Uno de los principios del lenguaje es la economicidad (creo que se dice así), por la que vela la Real Academia. La discriminación está en cosas muy distintas a decir "miembros" y "miembras".

Saludos

pino dijo...

Qué insensible eres, Willy, por ahorrar un poco de saliva o de tiempo eres capaz de herir los sentimientos de una pobre mujer que se puede sentir discriminada cuando lee, por ejemplo, en una carta del colegio de su hijo, el clásico "queridos padre". El otro día me comentaba una mujer adorable, de estas feministas convencidas, de pelo corto y pelambrera en el sobaco, una mujer como Dios manda, vamos. Pues me comentaba que era un claro signo machista que el periódico fuese masculino y la revista femenino, ya que, según ella, el periódico tenía una connotación intelectual y la revista un claro toque cursi y cotilla.

Qué razón tiene esta mujer!! Seguro que el Marca y la revista Tiempo también están de acuerdo...

David dijo...

¿Y no habéis pensado que toda esta basura idiomática no es más que una cortina de humo ante la vergonzosa huelga y crisis que padecemos???

Estos sociatas ya han demostrado que son malos, pero no tontos...no tardarán en inventarse cualquier otra cosa, ya veréis, ya...

BENNY dijo...

Empezando porque la creación del ministerio me parece de risa, creo que la ministra se quedo tonta cuando cantaba la canción infantil 'Cuando Fernado séptimo usaba paletó'y se iba cambiando la vocal en cada estrofa...
Este gobierno roza lo espérpentico en ocasiones.
'Miembra'...¡¡¡hay que joderse!!!

mermaid dijo...

Completamente de acuerdo con todos. Esto de la igualdad lo único que está consiguiendo es desigualdad, que estén las señoras con las uñas esperando palabros masculinos para saltar, y los señores riéndose de una cosa tan ridícula.(qué picajosillas!) Habrá cosas más interesantes que arreglar coño! (seguro que alguna feminista se molesta por la expresión,sorry, qué coño!not sorry) Con la tontería, va a dar miedo hablar por no molestar, vamos a hablar todos mal, que lo de miembras tiene tela, se están cargando nuestro queridísino castellano una panda de incultos oportunistas. Y encima la pava ésta, por lo pronto y en plena huelga de transportistas ha conseguido que se hable de ella lo mismo que de la subidilla del gasoil. Pero qué graciosa es ella, es un lapsus, es que en latinoamerica se usa mucho...es tan joven...pobre...pobre de qué, es una señora ministra que hace que me avergüence de mis representantes de gobierno cuando sale con sus otras amiguitas ministras "ji,ji,ja,ja" con lo de la broma. Qué vergüenza macho!!